lunes, 13 de mayo de 2013

Perfección


La prueba de que la naturaleza (o Dios, si lo prefieren) logró su momento de perfección cuando creó a la mujer, está en el hecho de que el clítoris existe única y exclusivamente para proporcionarnos placer. Ni más ni menos.
Siempre he pensado en el clítoris como en el pene femenino que, en lugar de crecer hacia afuera, se desarrolló entre la más obscura y húmeda intimidad femenina y que, precisamente por no estar expuesto al roce y contacto constante, ha hecho que conserve intacta su total sensibilidad, siendo ésta bastante mayor que la del órgano masculino.
Mi clítoris fue mi primer amor cuando aún ni sabía darle un nombre. Siempre discreto pero siempre alerta, dispuesto a darme placer en cualquier momento y lugar. Regordete, rozagante y bonachón, sin mezquindad me ayuda a subir a zancadas los escalones del placer sexual. Atleta de altísimo rendimiento, nunca ha necesitado de mucho para llegar a la meta, entregándome con una sonrisa el trofeo de ganador.
Esta es la semana sobre la Concientización del Clítoris, y a propósito quiero compartir un video que arroja cifras que te pondrán a pensar y seguramente te colocarán en un grupo reducido de privilegiad@s.
Si eres de las mujeres que, como yo, aman, entienden, consienten y son felices con su clítoris, o si eres hombre, y tienes a tu lado a una de estas selectísimas damas, te invito a que mires el video, tomes conciencia de la gran ventaja que tenemos entre nuestras piernas, lo aprovechemos, lo disfrutemos y lo agradezcamos. Si estás en el otro grupo, míralo también y trata de hacer algo para que cada día podamos ser más las honradas por ese placer íntimo, personal y único.
Mínimamente los invito a tomar conciencia de la realidad en este tema y si quieren, a ser multiplicadores de este mensaje.

Amo mi clítoris... Yo soy PERFECTA!