viernes, 2 de abril de 2010

Volando sobre el escenario



Manuel y Marcela son compañeros de baile desde hace dos años en el Salón Tango Porteño. Hicieron juntos la prueba de admisión y desde entonces han sido pareja inseparable en los diferentes números que la coreógrafa Luciana Lavalle, reconocidísima bailarina de tango desde hace más de 40 años, monta especialmente para ellos y para el deleite de los cientos de personas –turistas en su mayoría- que colman el elegante salón cada noche de jueves, viernes y sábado para apreciar la elegancia y sensualidad del baile típico argentino, mientras disfrutan de una deliciosa y elegante cena a media luz.

Manuel y Marcela no son las estrellas de la compañía, ni mucho menos los más antiguos ni los más experimentados. Pero, indefectiblemente, cuando cae el telón y aparecen uno a uno los integrantes del montaje para agradecer al público, logran acaparar cada noche los más desgarrados aplausos y vítores del salón. Especialmente en noches en las que, como hoy, están presentes destacadas figuras del mundo de la política nacional y del espectáculo internacional. En ocasiones como ésta, Manuel aplica su táctica secreta para hacer que los pies de Marcela vuelen, en el sentido más estricto del término.

Manuel y Marcela, la “Doble M” como los presentan en Tango Porteño, por aquello del par de piernas arremolinadas que giran y se entrelazan acompasadamente sobre el escenario, son también pareja ocasional. Es decir, no viven juntos, no tienen perro que pasear ni hipoteca que pagar, pero de tanto en tanto, cuando la soledad pega, o simplemente cuando las hormonas se alborotan y coinciden en demanda, la “Doble M” comparte un colchón sobre el cual sus largas piernas escriben con tinta de pasión, todas las letras del abecedario sobre una sábana blanca y arrugada como pergamino antiguo.

Por eso Manuel conoce tan bien a Marcela y sabe exactamente y sin equívoco lo que debe hacer para ponerla a volar, ya no sobre el somier, sino sobre el entablado gigantesco del escenario de la 9 de Julio, ante más de 600 espectadores que miran asombrados el performance. Éste consiste primero en una pieza en donde Manuel aparece bailando con su supuesta pareja femenina, que luego de un estratégico juego de luces y sombras, termina descubriendo que en verdad se trata de una muñeca de trapo tamaño natural, de largas piernas enfundadas en medias de malla ajustadas con liguero antiguo y una falda de raso roja con abertura infinita. Un magistral juego de hilos y elásticos permiten a Manuel manipular las piernas y el cuerpo entero de la muñeca, logrando una sincronía perfecta en los movimientos y unas piruetas impensables con una bailarina de carne y hueso. Los aplausos no se hacen esperar, entre la sorpresa del público al reconocer la muñeca y la destreza de Manuel para haberlos engañado durante 7 minutos.

El espectáculo pasa luego a otro número donde se enfocan en la orquesta…los maravillosos violines, piano, bajo y el inconfundible bandoneón que aporta la sensualidad y sobre todo, la nostalgia al tango. Mientras los músicos demuestran sus destrezas instrumentales, Manuel hace lo propio tras bastidores con su hermosa Marcela, que mira por una rendija del cortinaje, esperando el momento justo de la salida. Manuel se acomoda justo detrás de ella, recargándose un poco. Moja con saliva su dedo medio y lo lleva directamente y sin preámbulos al centro de sus piernas, facilitado el trabajo por la enorme raja de su falda roja. Marcela no lleva ropa interior; siempre le ha molestado y en su número no hace ningún movimiento en el que pueda exponer lo más íntimo de su anatomía… y también lo más delicioso…

Sus labios –no tan mayores- cerrados en una mueca tensa, dejan entrever el mínimo botón carmesí de su pronunciado clítoris, detonador de emociones, disparador de sensaciones que le atraviesan el cuerpo en todas las direcciones y la llevan a un inevitable estado de éxtasis casi inmediato, sobre todo con Manuel, que conoce tanto su cuerpo, que puede llegar en pocos segundos a encontrar lo que a veces hasta a ella misma le toma varios minutos. La baba de Manuel se funde con los jugos automáticamente secretados por Marcela que, como acto reflejo, distiende sus piernas y autoriza el paso a su área restringida… Un par de minutos la separan del escenario, pero son suficientes para sentir una descarga de energía que le hace arquear la espalda y le eriza los vellos de la nuca, un corrientazo que le encarna la boca, le dilata las pupilas, recubre todo su cuerpo de un perlado y microscópico sudor y le suelta las extremidades, casi perdiendo el control de las mismas.

Suena el último acorde del bandoneón y arranca la nota que avisa el comienzo del segundo número de la “Doble M”… Marcela se da la vuelta, mira fijamente a Manuel, lo rodea con sus brazos, lo besa en los labios y le dice “estoy lista”. Manuel sonríe satisfecho y seguro de que esta noche será la mejor.



Salta la pareja al entablado. En la cara de algunos de los presentes se nota una mueca de fastidio… “otra vez el pibe con la muñeca?”, pensarán… Pero el tedio se va convirtiendo en interés cuando ven a Manuel hacer pasos que no estaban en su presentación inicial; y el interés se convierte en asombro cuando, con los acordes finales e intencionalmente acentuados del bandoneón y los violines, la “muñeca” suelta sus brazos del cuello de aquel “pibe”, gira tres veces sobre sus propios pies y termina en el suelo como sin vida, como una muñeca de trapo.

El público la ovaciona de pie, Manuel se aproxima a Marcela y la ayuda a levantarse. Las luces del escenario se encienden para dejar ver su rostro iluminado, su sonrisa franca, sus ojos destellantes, más viva que nunca. Marcela no es en absoluto una muñeca inanimada… todo gracias a su destreza dancística, pero sobre todo, a las sabias e infalibles tácticas de su amante compañero de baile que literalmente, la hizo volar sobre el escenario.

3 comentarios:

reportero27 dijo...

waoo Mile, esto esta cañon jeje
por que no contactas a una editorial? en serio yo te puedo hacer el puento, tambien le meto a lo de agente literario

Eroti-k-Mente dijo...

Gracias reportero27
Si me escribes a erotikmente@gmail.com y te identificas, con muchísimo gusto hablaremos de tu propuesta, por demás interesante...

Victor dijo...

Hola¡
Permiteme presentarme soy Jimena administradora de un directorio de blogs y webs, visité tu página y está genial, me encantaría contar con tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme a j.moralesr1@hotmail.com
Exitos con tu página.
Un beso
Jimena