sábado, 6 de septiembre de 2008

Tu boca


Tu boca es la almohada de mis labios;
tus besos, los sueños en los que me pierdo.
En tu lengua viajo y transito,
alfombra mágica que siempre me regresa a casa.
Te he besado tantas veces.
En cortes y cruzadas, en batallas y paz,
como diosa y chamana,
reina o plebeya mortal.
Mira mis ojos, ¿no me reconoces?
¿no sientes que ya has estado aquí?
Yo sí.
Lo sé por tu calor que me funde en éxtasis,
por el perfecto acople de nuestras bocas,
por el néctar de tu saliva y la brisa de tu aliento.
Más allá de las oscuras barreras,
más allá de las sentencias imposibles,
por encima de lo políticamente correcto,
estallan las chispas inevitables de nuestros besos.

1 comentario:

Lydia dijo...

Me encantó... sobretodo esa entrada de tu boca es la almohada de mis labios... bufff... vaya forma de empezar... lo demás es precioso también, pero es que el empiece invita a seguir leyendo.