martes, 27 de mayo de 2008

Voyeurismo


¿A quién no le gusta ver? Siendo la vista el sentido más desarrollado y más utilizado por el ser humano, es un acto casi reflejo.

Miramos millones de elementos a nuestro alrededor a cada minuto, pero ver... lo que se dice VER, como un acto consciente, es en mi opinión una de las cosas más enriquecedoras y placenteras que hay.

Cuando uno ejercita ese acto, lo comprende y lo disfruta, es capaz de ver más allá de lo estrictamente visible; ves a través de tu experiencia, le agregas características y sensaciones a aquello que es mirado. Lo personalizas y entonces todo adquiere una nueva dimensión, subjetiva, tal vez un poco menos real, pero definitivamente más propia, única y especial.

Un paso más allá se da cuando se intenta ver con los otros sentidos. Cuántas veces sólo escuchamos un sonido, una voz, y enseguida le ponemos forma y cuerpo? Quién no ha jugado aquello de vendarse los ojos y sentir objetos de diferentes tamaños, formas o texturas y sorprenderse con los desaciertos?

El acto de VER adquiere su máxima dimensión cuando somos capaces de hacerlo con todos los sentidos, hasta el punto de poder incluso prescindir del de la vista... VER ES SENTIR CON LOS OJOS, incluso cuando estos estén cerrados.

Es en ese momento cuando el término “Voyeurismo” se sale de los arquetipos meramente sexuales y adquiere una dimensión profunda y completamente placentera.

Si consideran esta reflexión un tanto “romántica”, los invito a leer el relato que sigue lleno de imágenes –no siempre visuales- y su inesperado final.

Tisana Voyeur participó y ganó el segundo lugar en el Concurso "Sexo para Leer" de la revista venezolana Urbe Bikini y salió publicado en la edición del mes de Abril 2008.

Siendo el segundo concurso en el que participaba y el segundo en el que quedaba entre los ganadores, fue el empuje necesario para tomarme más en serio lo que desde siempre ha sido una afición y tomar iniciativas como este Blog, entre otras.

No hay comentarios: